Dios creó a todo hombre a su imagen y semejanza para hacerlo partícipe de su amor y felicidad. Y si por haber cometido algún delito ha perdido su libertad, lo que no ha perdido es ese proyecto que Dios tenía para él.
La Palabra de Dios nos dice: «Porque Él (Dios) quiere que todos se salven y lleguen al conocimien­to de la verdad» (1 Tim 2,4). Y Jesucristo derramó su Sangre y entregó su vida por todos los hom­bres.
Dios quiere que todo hombre se salve y lle­gue al conocimiento de la verdad, aunque haya cometido los delitos más graves. Todo hombre es imagen y semejanza de Dios. Por todo hombre Jesucristo dio su vida en la cruz. Todo hom­bre fue redimido por Jesucristo.
La Pastoral Penitenciaria tiene presente aquellas palabras de Jesús: «No son los sanos los que tienen necesidad del médico, sino los enfermos.Yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores, para que se conviertan.» (Lc 5,31-32)
No hay ninguna entrada.
No hay ninguna entrada.